ENTREVISTAS DE AUTOR, VIDA DE ESCRITORA

HOY ENTREVISTAMOS A…

PILAR G. CORTÉS

Cuéntanos un poco de ti (dónde naciste, estudiaste y resides actualmente, alguna afición que tengas además de la escritura).

¡Hola! Pues soy Pilar, nací en Torrejón de Ardoz, y allí me crié y viví hasta que me hice adulta y me vine a un pueblo a unos 10km de distancia: Mejorada del Campo. Es un pueblo muy pequeño, que está muy cerca de Madrid, pero lo suficientemente lejos de la contaminación y las prisas y que además tiene una biblioteca que es espectacular.
Cuando decidí dedicarme en serio a escribir y dejar de llamarlo afición, me dio por hacer ganchillo. Me encanta porque me relaja mucho y además hago muñecos que quedan muy chulos.

Dinos algo que:
-te defina: soy de ideas fijas
-te encante: las magdalenas
-te enfade: la injusticia
-te alegre el día: chocolate
-te gustaría hacer si pudieras: vivir viajando

¿Qué tipo de libros sueles leer? ¿Algún autor/a o libro preferido?

Leo de todo, pero me gustan mucho dos géneros que no podrían ser más diferentes entre sí: el chicklit y el terror. Adoro a Stephen King, es mi autor favorito en cuanto a terror y paranormal. Para el chicklit tengo dos favoritas: Marian Keyes y Sophie Kinsella.

¿Cuándo empezaste a escribir?
Empecé siendo pequeña, tanto que realmente no me acuerdo bien. Tuve suerte porque mi profesor de cuando era pequeña nos pedía redacciones y nos subía la nota si entregábamos cuentos de motu propio.

¿Tienes un blog?
Tengo un blog de escritora dedicado a la literatura chicklit en particular y a otros géneros de la romántica en general. La dirección es http://www.pilargcortes.com. Hablo de libros, de cine, de series… Un poco de todo, pero como ya digo enfocado a mi género actual que es el chicklit.

Antes de este tuve uno que no actualizo ya pero que sigue en la blogosfera. Se llamaba “Rock and roll dreams”, y lo usaba para hacer reseñas de todo lo que leía. Más adelante añadí una categoría para los viernes que se llamaba Mamá en apuros donde contaba mi experiencia de la maternidad desde el punto de vista del humor.

Hasta el momento has autopublicado:
Tengo autopublicados tres libros. El primero es Mamá en apuros contra el cáncer. Este libro surgió porque me diagnosticaron un cáncer de cuello de útero y fui contando mi experiencia en el blog, en la sección de Mamá en apuros intentando buscarle siempre el lado humorístico de la situación. Cuando terminé todo el tratamiento pensé que podría hacer algo útil con esos post y decidí autopublicarlos en un libro benéfico a favor de la AECC.

El segundo es un libro de relatos que he autopublicado con otras tres amigas escritoras. Se trata de cuatro relatos con una misma base: la mentira. Se llama Vamos a contar mentiras: cuatro relatos acerca del engaño y también es benéfico a favor de Open Arms.


Y el tercero es mi primera novela: Valentina o cómo ser feliz sin magdalenas.


¿Alguna vez has pensado en publicar con una editorial?
La verdad es que sí que me gustaría, como a todo el mundo, que me publicara una editorial, que me mimaran y me hicieran todo el márketing, pero como la realidad no es así, no es algo que me quite el sueño.

Soy autopublicada convencida. No quise enviar Valentina o cómo ser feliz sin magdalenas a editoriales porque el proceso de selección (tanto positivo como negativo) se demoraría mucho y ya llevaba mucho retraso con ese proyecto. Tenía ganas de sacarlo ya. Y la realidad es que, aunque me hubiera contratado una editorial, yo me hubiera tenido que seguir encargando del márketing, por lo que prefiero tener además voz y voto en el resto de decisiones (portada, maquetación, etc).

Háblanos de Valentina…

Es una novela chicklit, la primera de este género que escribo. La protagonista es Valentina, una chica que se sabe muy normal y que está conforme con su vida. No se plantea nada hasta que se reencuentra con su primo, al que hace tiempo que no ve, y comprueba que ha cambiado mucho físicamente. Es cuando se plantea si le gusta su vida tal y como está actualmente. La respuesta a esa pregunta no le gusta demasiado y se pone manos a la obra para cambiar. Ella cree que renunciando a las magdalenas conseguirá la felicidad.


¿De dónde vino la inspiración para escribir Valentina?
No sé exactamente… Fue una época en la que me planté y me dije a mí misma que tenía que dejar de hacer el tonto y que si me gustaba escribir tendría que escribir. Me lo tomé en serio, y fue cuando empecé a coger la rutina de escribir después de comer. En aquel entonces tan solo media hora.

Me acordé de un episodio que me sucedió cuando estaba en el colegio, en el que mis compañeras me sometieron a una situación humillante. Entonces pensé en si me hubiera caído al volver a casa y me vino la imagen de Valentina, caída en un charco, después de haber pasado un día de mierda… Después fue desgranando su historia para mí, hice la escaleta y me puse a escribir de manera constante.


¿Cómo elegiste el título?

No te creas que fue algo fácil. Mientras la iba escribiendo tenía claro que el nombre de la protagonista tenía que aparecer en el título, pero solo el nombre no decía nada. Deseché del todo la idea cuando vi que había un cómic erótico titulado Valentina. Nada más lejos de mi libro… Al final hice una lluvia de ideas con mi familia, que se había leído la novela, sacando algunas ideas de lo que podía identificar con la protagonista. Al final ganaron las magdalenas.


¿Cuándo escribes? ¿Sigues alguna rutina?
En circunstancias normales suelo escribir después de comer y con una rutina instaurada. Trabajo por las mañanas, luego recojo a mi hija del colegio, comemos y, esto es fundamental, recojo la cocina. Los platos de la comida, pongo el lavavajillas, la encimera que quede libre. Es mi punto de partida para sentarme a escribir una hora dividida por una pequeña pausa justo a la mitad.

Ahora no tengo esa rutina, pero porque estoy de baja y dependo mucho de cómo me encuentre cada día, pero estoy cogiendo la costumbre de ponerme a trabajar por las mañanas, justo después de desayunar.

Lo que tengo muy claro es que necesito las rutinas porque en cuanto realizo la tarea “disparadora” mi cerebro ya se pone en modo trabajo y me cunde mucho más.


¿Qué parte de todo el proceso de edición te resulta más complicada? ¿Recurres a alguien para diseñar la portada, la maquetación o la publicidad de tus libros (banners, booktrailers)?
De todo el proceso lo que me resulta más complicado es elegir la portada porque tengo un gusto escaso, tirando a nulo. Entonces tiendo a elegir primero lo más hortera que hay.
Recurro a ayuda, por supuesto. Para Valentina o cómo ser feliz sin magdalenas me ayudó mi compañera de letras, que también tiene un relato en Vamos a contar mentiras, Izaskun Albéniz. De ella es la portada, contraportada y el maravilloso booktrailer. https://drive.google.com/file/d/1EtPXJAb_lV5EJDE1f7sNI9KmGYApYUR4/view?usp=drive_web


Cuéntanos lo que puedas sobre tus próximos proyectos.
De momento estoy en modo barbecho. Acabo de sacar Valentina y necesito un poco de tiempo para recuperarme. Tanta corrección, tanto detalle me ha agotado un poco y ahora estoy valorando algunas ideas, pero con calma.

¿Te gustan las redes sociales? ¿Hay alguna que prefieras a las demás?
Sí que me gustan, pero son un agujero negro de tiempo. Vas a mirar un momento Instagram y cuando te has querido dar cuenta han pasado tres horas. La verdad es que tampoco se me da muy bien interactuar, pero lo sigo intentando.

La que más me gusta es Instagram. A pesar de ser nula para la composición artística me gusta sacar fotos, y sobre todo, me gusta ver las de los demás.

¿Dónde podemos conseguir tus libros?
Los tienes todos en Amazon.

Por último, ¿qué consejo le darías a los/as que sueñan con ser escritores/as?

Que no se rindan nunca. Y sobre todo, que no se crean nunca que ya saben todo. Hay que formarse constantemente para seguir avanzando.

Gracias Carolina por esta fantástica entrevista.

Gracias a ti, Pilar, por tu tiempo y por habernos dejado conocerte un poco más y por compartir con nosotros tu estupendo sentido del humor. Hasta pronto, y mientras tanto, ¡nos leemos!

PLANES CON PEQUES, VIDA DE ESCRITORA

ME LO CUENTAS O TE LO CUENTO

El pasado 2 de abril celebramos el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil y con el fin de rendir un pequeño homenaje personal, dedico la entrada de hoy a este género , que no sólo no es “chico” sino que va creciendo cada día y consolidando su lugar entre los “grandes”.

Este post va dirigido no solo a padres, madres y docentes, sino a todos los que por una u otra razón, pasan parte de su tiempo con niños. En él voy a hablar de un reciente descubrimiento para mí, pues posiblemente muchos de vosotros ya las conoceréis. Se trata de las páginas webs para crear e ilustrar tus propios cuentos. Con ellas podéis convertiros en los mejores contadores de cuentos de vuestra casa o escuela. Vamos allá.


PICTURE BOOK MAKER

Picture Book Maker es uno de los múltiples recursos que encontrarás en la web de Culture Street para potenciar la creatividad de los más jóvenes en los distintos ámbitos artísticos . La he puesto en primer lugar por su sencillez. Es muy, pero que muy fácil, ideal para iniciarse en la creación de cuentos on line o para disfrutarla con los más peques. Con este programa puedes crear breves cuentos en cuestión de minutos pero igual de rápido se te quedará pequeña.

Esta página web es gratuita. Aunque no es obligatorio sí resulta recomendable que te registres porque así podrás guardar tus historias y editarlas posteriormente.

Incluye algunos fondos, objetos y animales prediseñados. El aspecto negativo es su escasez de imágenes y que no te permite subir tus propios dibujos. Sólo tienes que elegir y arrastrarlos hacia su lugar en cada página y escribir los textos de la historia. Para finalizar puedes imprimir tu cuento.

MY STORYBOOK

Esta página web está orientada al público docente aunque puede ser empleada por cualquiera que tenga ganas de crear e ilustrar una historia. Con ella puedes crear una historia añadiendo elementos, fondos, textos e incluso dibujar on line. También puedes añadir nuevas páginas si es necesario, opción que CultureStreet no te permite. Tiene una variada galería de imágenes entre las que elegir aunque personalmente las expresiones de los personajes no son las que más me gustan.

Esta aplicación te permite publicar y compartir gratuitamente tu historia online. Si quieres descargarla en formato electrónico, se requiere realizar un pago previo. No incluye la posibilidad de imprimir el libro o de conseguirlo en formato papel.

STORY JUMPER

La prefiero a las dos anteriores por dos razones: su galería de elementos para personalizar la historia es muy amplia y además te permite emplear tus propias imágenes.

Con StoryJumper puedes guardar, imprimir y compartir tus creaciones gratuitamente. Para convertirlas debes realizar un pago. Los precios van desde los 2.99$, para descargar libros electrónicos y audiolibros hasta 16 paginas (+ $0.10/página extra). Para el formato de papel, los precios parten de 12.99$ (tapa blanda) y 24.99$ (tapa dura). Incluso permite la opción de adquirir una tarjeta regalo (lo que me parece una idea de lo más original para regalar a aquellos que les guste crear historias dirigidas al público infantil).

STORYBIRD


A diferencia de las anteriores, para poder empezar a utilizar esta aplicación es necesario registrarse, y para ello, puedes elegir entre el perfil de estudiante o el de profesor. El registro inicial de prueba por un periodo de 30 días es gratuito. Cuenta además con una versión Premium.

Este recurso, desarrollado por el canadiense Mark Ury, es ideal para que los alumnos de Primaria y Secundaria trabajen la creatividad, la expresión escrita y la comprensión lectora. StoryBird puede ser una herramienta de gran utilidad en las clases de Lengua y Literatura.
Permite crear cuentos online y compartirlas en la red. Ofrece gran variedad de imágenes y la posibilidad de construir las historias de forma colaborativa.

Además de crear historias, Storybird funciona como una red social de cuentos donde se puede seguir a otros usuarios y leer sus historias ilustradas. Se puede utilizar Storybird en clase para motivar a los alumnos a que escriban y lean, fomentar su gusto por la ilustración y motivar el trabajo en equipo, bien proponiendo a los alumnos que escriban una historia o un poema a partir de la misma ilustración o planteando un concurso literario.

Además, cuenta con infinidad de recursos para crear (guías, tutoriales) y para motivar (premios, puntuaciones). Probablemente sea la aplicación más completa.

CUENTACUENTOS

Cuentacuentos nace en el año 2014 de un proyecto escolar (“En el recreo te cuento”) con el objetivo de facilitar a los niños y niñas una herramienta que les permita crear, compartir y leer cuentos de una manera fácil y entretenida. Ha sido premiada por su valor pedagógico a la hora de aplicar las TICs en centros educativos. Al contrario de las anteriores, esta web está en español. Su uso es gratuito.

Lo que más me ha gustado de esta página es que ofrece una plantilla que sirve de guía a los niños para crear su propia historia, lo que puede resultar de gran ayuda especialmente al comienzo. Además, los cuentos pueden incluir también audio y las imágenes de los personajes pueden ser animadas.

ELEMENTARI

Con esta aplicación web gratuita cualquiera puede crear de forma sencilla sus propias historias interactivas. Es necesario registrarse pero puedes usar tus credenciales de Facebook, Google o Twitter. Sin descargas ni instalaciones, se trabaja directamente en el navegador web. Entre sus ventajas se encuentran:
• Cientos de ilustraciones y sonidos para utilizar en nuestras historias.
• Edita tus imágenes con filtros y herramientas de edición de imagen.
• Cientos de tipografías disponibles.
• Efectos de animación, con movimientos, fundido, rotación y mucho más.
• Diversos widgets para incorporar cuestionarios, botones personalizables y más.

Además de estas páginas web existen muchas aplicaciones para dispositivos Android e IOS, como la multipremiada CREAPPCUENTOS . Tal y como explica uno de sus creadores, la idea nació en un entorno familiar, cuando se dio cuenta de que las narraciones clásicas no se adaptaban a sus necesidades ni a las de su hija.
Esta app está dirigida a padres, madres y familiares con hijos hasta 12 años con la que, a través de unos sencillos pasos, se crean historias interactivas y diferentes.

Sus personajes han sido ilustrados por profesionales reconocidos, como Alberto Garcia Ariza, Abraham Carreiro, Raquel López, Pirusca y Pepe Carreiro; una de las grandes claves de este proyecto. También permite añadir música a las historias.

¿Qué te parecen estas herramientas? ¿Te animas a probarlas? Seguro que te divertirás creando estupendas historias y sacando ese niño (escritor) que todos llevamos dentro. Ahora podrás inventar infinidad de cuentos (¡ilustrados!) para los peques o dejarles que sean ellos los que, esta vez, te cuenten el cuento.

Como has llegado hasta el final, te he reservado una sorpresa: en primicia, la portada de una antología de cuentos que verá la luz el próximo mes de mayo. He tenido el honor de participar en ella con un cuento de mi propia cosecha (Rebelión en Fantasía) .

Antología benéfica

Como ves la antología se titula 39 saltos en el charco, un salto por cada uno de los cuentos que la componen. Es benéfica por lo que todo lo recaudado con su venta irá destinado a los programas educativos y lúdicos infantiles de la Fundación Pere Tarrés. En este proyecto hemos participado 33 escritores y 22 ilustradores y todo ello ha sido posible gracias a la coordinación y buen hacer de Ana Escudero Canosa. Estoy segura de que os gustará.