DIARIO DE MAMI, VIDA DE ESCRITORA

Siempre hay una primera vez

Al otro lado de la mesa

Pues sí, siempre hay una primera vez para todo en esta vida, y si en febrero asistí a mi primer encuentro literario (donde tuve la oportunidad de presentar Diario de Mami), el pasado domingo fue la primera vez que acudí a una feria del libro -no para comprar, que también- sino para firmar ejemplares. El azar hizo que este acontecimiento tuviera lugar en la preciosa ciudad de Cuenca. En este post os cuento cómo viví esta inolvidable experiencia pero antes, los preparativos.

Programa de la feria Cuenca Lee 2019

Antes de acudir como autor a una feria o evento literario, lo primero que tienes que preparar son los libros. No es infrecuente que los escritores tengamos dudas sobre cuántos ejemplares encargar y cómo hacerlos llegar a su destino. Después de consultarlo con la librería anfitriona, decidí pedir doce libros a Amazon y facilitarle la dirección de la librería para que fueran enviados directamente allí. Cuando se piden copias de autor los plazos son largos así que, por una cuestión de tiempo, seleccioné el servicio de entrega rápida.

He mencionado que lo primero que debéis preparar para el evento es el número de ejemplares, pero si éste se celebra fuera de tu lugar de residencia -como era mi caso- lo más urgente es asegurarte el transporte hasta allí. Enseguida me puse manos a la obra para buscar las distintas formas de llegar a Cuenca desde Madrid en transporte público, para decidirme finalmente, por sacar el AVE (el trayecto es de sólo 1 hora). Un compi de trabajo me dijo que las tarifas de los billetes son más económicas si los compras en internet, como hice . Con los billetes en mi buzón de correo electrónico y los libros encargados, pasé a ocuparme de otras cuestiones no tan urgentes.

Algo que nunca sobra en estas situaciones son unos marcapáginas chulos de los libros que vayas a llevar. No te olvides de meter más de un bolígrafo o pluma y haber comprobado antes que escriben correctamente. Emplear unos minutillos en pensar una dedicatoria adecuada tampoco está de más, aunque a veces las más bonitas sean fruto de la improvisación.

Marcapáginas y bolígrafos

Generalmente, la librería o editorial os pedirá que le enviéis con antelación una imagen de la portada de vuestro libro, la sinopsis, una foto “de autor” y vuestros datos (pseudónimo en el caso de que lo tengáis), así como una breve vida literaria y los enlaces a vuestras redes sociales, página de autor o blog. Con toda esa información, vuestro anfitrión puede promocionar vuestra participación en la feria mediante cuñas de radio, publicidad en prensa, elaboración de posters, panfletos, bolsas de tela y demás merchandising.

¡Pedazo de poster!

La organización de este tipo de eventos se hace con mucha antelación. En este caso, ya sabía que firmaría el 28 de abril antes de que fueran convocadas las elecciones generales. Dado que el horario de la feria era de diez de la mañana a nueve de la noche, tenía que pedir el voto por correo (de nuevo, otra primera vez). Al final conseguí hacerlo in extremis, pues entregué el voto en la oficina de correos el último día, pero pude cumplir con mi deber-derecho en plazo.

Con todos los preparativos hechos, llegó el gran día. Poco antes de las 12 de la mañana mi tren paraba en la estación de AVE de Cuenca, que se encuentra en medio del campo, donde me esperaba Magda, de Autores Indie – Advance Books. ¿Os suena la canción cumpleañera “Es una chica excelente”? Pues Magda, lo es (una chica excelente), y siempre lo seráa. Juntas llegamos a la Plaza de España de Cuenca donde se encontraba la feria. Nos dirigimos a la caseta de la Librería Toro Ibérico donde estaban mis compañeros: Sara Halley, Analí Sangar, María Gallego, Paz López, Daniel Hermosel e Iván Gilabert.

Estuvimos charlando sobre la feria y después fuimos a comer y a seguir charlando sobre la vida, tanto de la de escritor indie como de la otra, la paralela al mundo literario, hasta que a las cinco fuimos a conocer la librería en la que Diario de Mami , junto a los libros de mis compis, se queda tras la feria. La verdad es que es una pasada.

Diario de Mami en la librería Toro Ibérico

Después de esta visita tocaba volver a la caseta pues mi turno de firmas empezaba a las seis. Y ahí empezó el momento tan esperado: ¡la llegada de los lectores!

Conociendo a los lectores

Durante la tarde ocurrieron algunas situaciones curiosas, como cuando un hombre me preguntó el significado de “autor indie” y cuando se lo expliqué, me dijo que eso publicar sin editorial tenía que ser ilegal 🙂

Y la firma de los ejemplares…

Momento dedicatoria

Para este emocionante momento me vino muy bien el artículo de Esther Magar sobre cómo dedicar tus libros a los lectores que publicó en su blog unos días antes:
https://relatosmagar.com/dedicar-un-libro/

En resumen fue una jornada estupenda, que disfruté con tanta ilusión como una niña con zapatos nuevos y en la que pude reencontrarme con mis compañeros, conocer y “desvirtualizar” a otros e interactuar con los lectores. Todo ello no hubiese sido posible sin Magda Jiménez, Marisa Mestre, Verónica Rojas y Elena Ballesteros, de la librería Toro Ibérico. A vosotras, gracias por hacer que este sueño acabase siendo una realidad. “Y que cumplamos muchos más”.

Abrazo de letras.