ENTREVISTAS DE AUTOR

HOY ENTREVISTAMOS A…

MIRIAM GIMENEZ

Cuéntanos un poco de ti

En mi DNI indica que nací en Barcelona. Debe ser así, o no, quién sabe. Fecha de nacimiento 13/06/1976, pero me inscribieron en el registro civil cuatro o cinco años después de haber nacido, por eso digo lo de quién sabe mi fecha y lugar.

 Actualmente vivo en Badalona, a las afueras de Barcelona. Soy feliz junto a mi marido, una hija preciosa de 12 años y dos perritos, un chiguagua y un yorkshire.

Dinos algo que:

-te defina: Cariñosa, mucho. Impulsiva demasiado, por naturaleza, me trae muchos problemas y espontánea, que también debería cortarme un poco. “Genia” y figura hasta la sepultura, jejeje.

-te encante: la gente que sonríe. Me acerco por inercia. Huyo de las caras agrias. No lo entiendo, eternamente no se puede estar mal, como eternamente no se está bien, pero una buena cara al espejo y después al mundo, es el reflejo del alma.

-te enfade: La mala educación y los malos modales. Las personas que no son capaces de empatizar. Aquellos denominados yoístas. Me generan estrés mental.

-te alegre el día: Un abrazo de energía familiar. Es automático. Ese día es un gran día. A veces las prisas no nos lo permiten y lo echas en falta.

-te gustaría hacer si pudieras: Irme a vivir lejos de la ciudad y empezar una nueva vida, como escritora.

¿Qué tipo de libros sueles leer? ¿Algún autor/a o libro preferido?

Siempre he leído novela negra. Agatha Christie mi referente. Pero actualmente leo de todo lo que me apetece y me van aconsejando. Me decanto por el género de ficción contemporáneo.

¿Cuándo empezaste a escribir?

Escribo desde los 12 años. Comencé por la poesía y mucho eran sentimientos fuertes que necesitaba vomitar, creando una poesía dura y dramática. Continué en la adolescencia con la misma línea y ya en la edad adulta abrí mi blog: “Incoherencias sin más”, donde los escritos variaban, mezclando relatos cortos, micros y poemas cotidianos de la calle que tuvieron muy buena acogida entre los lectores.

¿Cómo compaginas la escritura con tu trabajo y vida familiar? ¿Sigues alguna rutina para escribir?

Inicialmente se lo tomaron a broma, cuando dije que iba a escribir una novela. Aunque escribía hace años en el blog, no era algo constante en mi vida cotidiana. Pero cuanto más escribía, vi que más feliz me sentía y más lo necesitaba. Hablé con mi familia. Pretendía que fuera algo serio y constante, que esperaba que no trastocara mucho nuestro día a día. Respetaron todos los días una hora concreta era para mí (nunca era una hora, siempre eran dos o tres).

¿Qué parte de todo el proceso de edición de un libro te resulta más complicada?

Todo el tema de edición y publicación se me escapa tanto de las manos que me pongo muy nerviosa. He delegado esto a mi marido, que tiene enorme paciencia conmigo y se ha hecho el epígrafe de autónomo como editor para poder encargarse.

¿Recurres a alguien para diseñar la portada, la maquetación o la publicidad de tus libros (banners, booktrailers)?

La diseñadora de mi portada, Susanna Foguet es una chica que ha trabajado en imprenta y editorial muchos años. Es una crack. El hecho de confiar en ella fue la sensibilidad que me transmitió y creo que nos entendimos desde el minuto uno. Porque la elección de la portada fue lo que más lágrimas me costó. Maquetación, también fue a través de contratación y la publicidad y booktrailers procuramos entre mi marido y yo distribuir y publicitar en redes sociales. He confiado en Magda de Autores Indie A.B para darme soporte con la publicidad y estoy contenta.

Hasta el momento has publicado:

Está publicado en la revista MoonMagazine mi relato: “La habitación 315”, donde los sentimientos afloran y ya dejo entrever en mi modo de escribir que todo gira siempre entorno a la familia y sus dramas.

Nos Robaron los te quiero es mi primera novela y es como si fuera mi segundo hijo (después de mi hija).

Booktrailer

Háblanos de Nos robaron los te quiero ¿Cómo elegiste el título?

Durante toda la escritura y ejecución de la obra iba dándole vueltas al tema del título. No fue hasta poner la palabra fin que no me lo tomé en serio . Comencé a escribir en el bloc de notas de mi móvil muchos títulos. Finalmente me quedé con Nos Robaron los te quiero, era el último anotado. Sinceramente era el que claramente decía todo de la novela, sin decir nada. Eso junto a la portada preciosa.

¿Alguna vez has pensado en publicarlo con una editorial?

Escribí a editoriales. A muchas. Pasé el filtro de varias, entre ellas Espasa, que me comunicaron que pasaba al departamento de lectura. Las que finalmente contactaron conmigo, al cabo de unos meses, no llegué a un acuerdo. Decidí autopublicar con el apoyo de la familia muy a mi pesar porque siempre dije que sería lo último que haría. Ahora no me arrepiento. Aunque entiendo que los autopublicados estamos muy solos.

¿Y en traducirlo para venderlo en otros mercados?

Rezo por que algún día pueda traducirlo y ampliar mercados. Lleva a la venta seis meses. Pienso que todo llega por lo que, con los pies en la tierra voy haciendo camino poco a poco porque crezca el número de lectores, sé que llegará lejos. A día de hoy tengo más de 600 libros vendidos. Creo que, para una autora novel autopublicada, de género contemporánea, no está nada mal. Y el boca a boca está funcionando.

¿Dónde podemos conseguir tu libro?

Mi novela está distribuida ya en librerías de Madrid, Valencia, Cataluña y será un suma y sigue, porque la estoy distribuyendo yo sola, llamando y ofreciéndola allá donde abren las puertas a autores noveles autopublicados. A través de mi web: http://www.miriamgimenez.com se puede adquirir, y la envío a cualquier punto, dedicada cariñosamente. Y para los que son adictos a Amazon (como lo soy yo) también está disponible en esta plataforma, tanto en ebook como en papel.

¿Tienes un blog?

Sí, mi blog con el que empezó todo es: https://lasmamasvirtuales.blogspot.com/

Y ahora me muevo en mi propia página web de escritora: www.miriamgimenez.com

Cuéntanos (lo que puedas) sobre tus próximos proyectos.

Estoy realizando cursos de escritura que creo interesantes para ampliar conocimientos. El último de Autobiografías con el escritor Sergio del Molino.

Así mismo, ahora que estoy introduciéndome en el mundo de los eventos literarios, estoy a punto de comenzar curso para que me ayuden expresarme y poder decir lo que quiero decir en un pequeño espacio de tiempo.

Inicié la que será mi segunda novela. Hace cinco meses aproximadamente. También gira entorno a novela contemporánea, ambientada en un barrio de Barcelona en los años 70, familia humilde. Sigo en ella, mientras busco información sobre su temática: violencia de género.

¿Te gustan las redes sociales? ¿Hay alguna que prefieras a las demás?

Soy una adicta y adepta a las redes sociales. Todas me parecen necesarias, para publicitarse y darse a conocer. Considero, que actualmente las redes sociales son el puente de cualquier persona que necesite darse a conocer, en cualquier sector. Tienes que conseguir hacerte viral, dar que hablar, que tu publicidad vuele. Solo así llegas. Con el inconveniente de que tampoco hablen bien de ti, pero es algo que hay que esperar y asumir y aprender de lo que te puedan decir. Para eso nos ponemos en la palestra, para recibir.

Cada red social es especialista en algo, no hay que descartar ninguna. Twitter me parece desde los inicios ideal para mantenerme informada a todos los niveles. Facebook sigue siendo la red por excelencia de “las familias”. Siento que tienes mucho cariño a través de Facebook de personas que sueñan igual que tú. Instagram es una puerta al mundo de la fotografía en la que los escritores aprovechamos para sutilmente vender nuestras letras. Considero que no es una red fácil pero muy eficaz si sabes utilizarla.

¿Cuál es tu máxima en la vida?

Seguir siendo feliz como soy, ver crecer a mi hija, también feliz y que no sufra y ser buena persona. Creo que no lo estoy haciendo tan mal. Disfruto el momento y cada instante, porque nunca sabes cuándo es el último.

¿Cuál es tu mayor logro?

Mi mayor logro ha sido vivir, primero de todo. Fui una niña enferma, pasé por una intervención del corazón a la que sobreviví, cuando ya no era más que un saco de huesos, viví una infancia difícil sabiendo que mi madre no me quería y me iba dejando en casas donde tampoco me querían, aunque finalmente conseguí llegar a una donde sí me quisieron para siempre. Mi mayor logro ha sido superarme contra todos estos obstáculos y llegar a ser la mujer que soy, con cuerpo de niña (jamás recuperé la estatura ni los kilos de la enfermedad que me tuvo años entre un hilo). Mi mayor logro es hacerme oír, con mi novela y que mi historia vuele, como lo está haciendo. Mi mayor logro es vivir la maternidad, al lado de mi marido que me lo da todo y sentir que tengo una hija a la que le doy todo el cariño que no fueron capaces de darme a mí. Enseñarle que luchando por lo que uno sueña, se llega siempre a donde se quiera.

¿Cómo describirías la felicidad?

La felicidad es todo aquello que llena el alma. Para cada uno puede ser algo distinto. Considero que no se alcanza a conocer el significado de la felicidad hasta que no entras en una edad importante de tu vida como es la madurez, entre los treinta y pico y los cuarenta. Así lo veo yo. Antes de esa edad, todo era una carrera por no saber a dónde llegar. En la madurez es cuando sabes al cien por cien, que la felicidad es cerrar los ojos y sonreír visualizando a los tuyos sanos, siendo personas humiles y siendo tú también alegre y sencilla. Mi felicidad está en el sofá, acurrucados, sin abrazarnos, pero abrazándonos y viendo una película.

¿Hay algo de lo que te arrepientes en la vida?

En esta vida no hay que arrepentirse de nada. De todo se aprende.

¿Cuál es tu ocupación favorita cuando no estás escribiendo?

La lectura abarca mucho de mi tiempo libre. Pero la jardinería también me apasiona. Andar en bicicleta. Hacer un café, escuchar y hablar. O simplemente lo que decía antes, viendo una película, acurrucados.

¿Cuál es la pregunta o comentario más frecuente de los lectores?

¿Para cuándo la segunda parte?, jajajaja, eso es lo que todo aquel que se lee mi novela me dice al llamarme y decirme de todo, porque les he dejado con la miel en los labios de querer saber más. Hay demasiados frentes abiertos. A pesar de que siempre tuve claro el final, y ese final está ahí.

¿Qué recomendación harías a los autores noveles?

Que no escatimen en pagar a un buen corrector. Para entrar por la puerta de la publicación, ya sea por editorial o autopublicación, la corrección es esencial. Si sacas o sacan al mercado tu libro, mal corregido, los lectores lo saben y es muy difícil recuperar a un lector que lea un libro con una buena historia, pero mal escrito.

Que no tengan miedo. El miedo es lógico, pero quedarse parado y no publicar es peor que ese propio miedo.

¿Qué pregunta no te han hecho nunca y te gustaría que te hicieran?

Si me considero escritora. Porque a día de hoy no sé qué contestar. Me gustaría saber responderla.

Y, por último, y a nivel más personal, en tu novela planteas al lector: ¿Qué harías si tu madre en su lecho de muerte te confiesa que tienes una hermana, la buscarías? ¿Tiene alguna similitud con tus vivencias?

A pesar de que siempre digo que esta novela no es autobiográfica, tiene mucho de mi vida. Mi madre vendió a mis hermanos. Somos cuatro. Dos mayores que yo. Y una menor, nacida sobre el año 84/85. Esta última es el motivo de que quisiera escribir esta novela. Porque ya tenía conocimiento de causa y escuchaba cosas de lo que mi madre hacía con sus hijos. Necesitaba de algún modo hacer un homenaje a ellos y a lo que siento. Y es que ella fue vendida en un hospital de Barcelona, todo bien organizado y consentido, entre mi madre y la familia que la compró allí mismo y la registró a su nombre. Jamás sabría por dónde empezar, ni siquiera si quiero que esa muchacha sepa la verdad, si es que no la sabe ya. Pero siempre me he sentido cobarde en rebuscar en mi pasado. Escribiendo me he sacado un poco de esa espinita clavada, que no se suelta de mí, pero entre líneas hay reflexiones, sentimientos y lágrimas de lo que yo he sentido y siento.

Muchas gracias, Miriam, por tu tiempo y por habernos permitido conocerte a través de esta entrevista. Me siento muy afortunada, ya lo sabes, por haberte conocido personalmente y por el tiempo que pudimos compartir en la pasada edición de Literania, donde nos convertimos en compañeras de letras. Espero que pronto volvamos a encontrarnos. Un fuerte abrazo.

DIARIO DE MAMI, VIDA DE ESCRITORA

Siempre hay una primera vez

Al otro lado de la mesa

Pues sí, siempre hay una primera vez para todo en esta vida, y si en febrero asistí a mi primer encuentro literario (donde tuve la oportunidad de presentar Diario de Mami), el pasado domingo fue la primera vez que acudí a una feria del libro -no para comprar, que también- sino para firmar ejemplares. El azar hizo que este acontecimiento tuviera lugar en la preciosa ciudad de Cuenca. En este post os cuento cómo viví esta inolvidable experiencia pero antes, los preparativos.

Programa de la feria Cuenca Lee 2019

Antes de acudir como autor a una feria o evento literario, lo primero que tienes que preparar son los libros. No es infrecuente que los escritores tengamos dudas sobre cuántos ejemplares encargar y cómo hacerlos llegar a su destino. Después de consultarlo con la librería anfitriona, decidí pedir doce libros a Amazon y facilitarle la dirección de la librería para que fueran enviados directamente allí. Cuando se piden copias de autor los plazos son largos así que, por una cuestión de tiempo, seleccioné el servicio de entrega rápida.

He mencionado que lo primero que debéis preparar para el evento es el número de ejemplares, pero si éste se celebra fuera de tu lugar de residencia -como era mi caso- lo más urgente es asegurarte el transporte hasta allí. Enseguida me puse manos a la obra para buscar las distintas formas de llegar a Cuenca desde Madrid en transporte público, para decidirme finalmente, por sacar el AVE (el trayecto es de sólo 1 hora). Un compi de trabajo me dijo que las tarifas de los billetes son más económicas si los compras en internet, como hice . Con los billetes en mi buzón de correo electrónico y los libros encargados, pasé a ocuparme de otras cuestiones no tan urgentes.

Algo que nunca sobra en estas situaciones son unos marcapáginas chulos de los libros que vayas a llevar. No te olvides de meter más de un bolígrafo o pluma y haber comprobado antes que escriben correctamente. Emplear unos minutillos en pensar una dedicatoria adecuada tampoco está de más, aunque a veces las más bonitas sean fruto de la improvisación.

Marcapáginas y bolígrafos

Generalmente, la librería o editorial os pedirá que le enviéis con antelación una imagen de la portada de vuestro libro, la sinopsis, una foto “de autor” y vuestros datos (pseudónimo en el caso de que lo tengáis), así como una breve vida literaria y los enlaces a vuestras redes sociales, página de autor o blog. Con toda esa información, vuestro anfitrión puede promocionar vuestra participación en la feria mediante cuñas de radio, publicidad en prensa, elaboración de posters, panfletos, bolsas de tela y demás merchandising.

¡Pedazo de poster!

La organización de este tipo de eventos se hace con mucha antelación. En este caso, ya sabía que firmaría el 28 de abril antes de que fueran convocadas las elecciones generales. Dado que el horario de la feria era de diez de la mañana a nueve de la noche, tenía que pedir el voto por correo (de nuevo, otra primera vez). Al final conseguí hacerlo in extremis, pues entregué el voto en la oficina de correos el último día, pero pude cumplir con mi deber-derecho en plazo.

Con todos los preparativos hechos, llegó el gran día. Poco antes de las 12 de la mañana mi tren paraba en la estación de AVE de Cuenca, que se encuentra en medio del campo, donde me esperaba Magda, de Autores Indie – Advance Books. ¿Os suena la canción cumpleañera “Es una chica excelente”? Pues Magda, lo es (una chica excelente), y siempre lo seráa. Juntas llegamos a la Plaza de España de Cuenca donde se encontraba la feria. Nos dirigimos a la caseta de la Librería Toro Ibérico donde estaban mis compañeros: Sara Halley, Analí Sangar, María Gallego, Paz López, Daniel Hermosel e Iván Gilabert.

Estuvimos charlando sobre la feria y después fuimos a comer y a seguir charlando sobre la vida, tanto de la de escritor indie como de la otra, la paralela al mundo literario, hasta que a las cinco fuimos a conocer la librería en la que Diario de Mami , junto a los libros de mis compis, se queda tras la feria. La verdad es que es una pasada.

Diario de Mami en la librería Toro Ibérico

Después de esta visita tocaba volver a la caseta pues mi turno de firmas empezaba a las seis. Y ahí empezó el momento tan esperado: ¡la llegada de los lectores!

Conociendo a los lectores

Durante la tarde ocurrieron algunas situaciones curiosas, como cuando un hombre me preguntó el significado de “autor indie” y cuando se lo expliqué, me dijo que eso publicar sin editorial tenía que ser ilegal 🙂

Y la firma de los ejemplares…

Momento dedicatoria

Para este emocionante momento me vino muy bien el artículo de Esther Magar sobre cómo dedicar tus libros a los lectores que publicó en su blog unos días antes:
https://relatosmagar.com/dedicar-un-libro/

En resumen fue una jornada estupenda, que disfruté con tanta ilusión como una niña con zapatos nuevos y en la que pude reencontrarme con mis compañeros, conocer y “desvirtualizar” a otros e interactuar con los lectores. Todo ello no hubiese sido posible sin Magda Jiménez, Marisa Mestre, Verónica Rojas y Elena Ballesteros, de la librería Toro Ibérico. A vosotras, gracias por hacer que este sueño acabase siendo una realidad. “Y que cumplamos muchos más”.

Abrazo de letras.