ENTREVISTAS DE AUTOR

HOY ENTREVISTAMOS A…

ESTHER MOR

Inaguramos hoy una nueva sección en el blog dedicada a conocer mejor a escritores noveles o independientes. A muchos de ellos los conozco virtualmente gracias a las redes sociales y a algunos he tenido la suerte de “desvirtualizarlos” en mi primer encuentro literario (del que ya os he hablado en anteriores posts). Espero seguir conociendo en persona a muchos otros en los próximos eventos que se avecinan esta primavera, que viene con una agenda cargadita de planes literarios.

La escritora elegida para la entrevista que abre esta nueva sección ha sido Esther Mor. La razón no es otra que la siguiente. Ambas asistimos al Encuentro de EyL el pasado 9 de febrero, entre todos los libros de la librería encontré uno suyo que llamó mi atención, lo compré, lo leí, me gustó mucho y me pregunté, ¿por qué no entrevistar a Esther? Ella accedió y he aquí el resultado. Espero que lo disfrutéis tanto como nosotras. Y sin más preámbulos…

Cuéntanos un poco de ti (dónde naciste, estudiaste y resides actualmente, algún hobbie además de la escritura).

Nací y vivo en Barcelona ciudad, soy una persona tremendamente urbanita y muy apegada a mi barrio y “mis cuatro calles”. No me veo viviendo en otro lugar, la verdad. Actualmente resido a escasos metros de donde he vivido desde pequeña y hasta hace muy poco también trabajaba en el mismo barrio, casi en la misma calle. Este otoño cambié al centro de la ciudad, cerca de la Sagrada Familia.

Estudié en su día en la Universidad de Barcelona la Licenciatura de Historia del Arte, era lo que más me gustaba. Tomé la decisión de decantarme por algo que me gustara por encima de alguna carrera con mejores salidas profesionales, luego la vida da mil vueltas y a saber dónde se acaba. Me di el lujo de estudiar algo que me apasionaba, aunque hoy en día tengo ese mundillo muy dejado de lado.

Con el trasiego de mi vida apenas tengo tiempo que dedicar a otros hobbies además de la escritura y lectura. El trabajo, la casa, mis dos hijos de diez y seis años con sus rutinas, extraescolares, deberes y preparación de exámenes, mi marido… apenas me da la vida para más. De vez en cuando me lío con algo de repostería, pero no voy a elaboraciones más allá de bizcochos y magdalenas.

Dinos algo que:

te defina:

Es difícil definirse una misma, me cuesta horrores. Creo ser una persona muy centrada en el día a día, en la realidad que me rodea. Soy humilde, no me gusta llamar la atención, y más bien tímida.

-te encante:

Me encantan muchas cosas: los días de lluvia y lectura en el sofá, pasar el rato jugando con mis hijos a la consola, el cine, ya sea en sala o en casa con las luces apagadas, escribir y crear mis mundos, como es obvio, y me gusta mucho, pero mucho, el sushi.

-te asuste:

Tengo miedos de muchos tipos, desde los típicos y tópicos como por ejemplo tener que enfrentarme a la muerte de mis seres queridos, o la pérdida de mi realidad y mis vivencias, que algo rompa mis rutinas y me obligue a transformar demasiado mi vida; hasta miedos absurdos, como por ejemplo mi pánico a los peces de colores. No los soporto. En la playa si veo pececillos ya no me acerco al agua, y me aterrorizan los vídeos submarinos,  los documentales me causan angustia, jajaja. Una vez Windows me metió un fondo submarino como escritorio en mi portátil y lo pasé fatal para quitarlo.

-te alegre el día:

Las cosas sencillas. Un chocolate con churros con mi familia, un rato compartido con compañeros de letras, una buena comida, ir al teatro a ver un musical, que mi pequeño Messi marque un gol durante su partido o jugar con mi otro príncipe al escondite.

-te gustaría hacer si pudieras:

¡Qué difícil! Pues ni idea… Lo imposible: hacer un mundo mejor para los que vendrán después, parar el cambio climático, acabar con la polución marítima y terrestre, recuperar el equilibrio natural y tener un planeta más limpio para las generaciones que están por llegar.

¿Qué tipo de lectura prefieres?

Me gustan la romántica, el terror, la ciencia ficción. Muy variado. Me gusta también todo lo que rompe esquemas.

¿Desde cuándo escribes? ¿En qué momento decidiste autopublicar? ¿Por qué?

Escribo desde hace unos cuatro años, y me convenció un amigo para publicar Amor, última llamada. Algunos compañeros en la web Sttorybox lo habían leído y pensaron que tenía calidad para estar en el mercado. Este amigo y varios más me ayudaron con la maquetación, título y portadas. Estoy muy orgullosa de ese primer vástago literario.

¿Alguna vez has pensado en publicar con una editorial?

No suelo pensar en editoriales. Me gusta ir a mi ritmo, haciendo lo que me apetece y sin pensar demasiado en cumplir plazos. Ya me cuesta mantener los que me pongo yo sola.

¿Y en traducir alguno de tus libros para venderlo en otros mercados?

A veces lo pienso, podría ser divertido, pero por otra parte cuando pienso en lo que costaría publicitar en otro idioma y para público y lectores en otros idiomas… Eso debe multiplicar el trabajo por mil.

Hasta el momento has publicado…

Amor, última llamada, un romance sin millonarios traumados ni jovencitas angelicales que redimen al malote sexi. Un amor fuera de las pautas de los clichés más habituales del género romántico.

Rebelión electrónica de andar por casa, una novela a mitad de camino entre la ciencia ficción y la comedia en la que una sencilla ama de casa debe luchar para sobrevivir cuando los electrodomésticos y demás artefactos electrónicos e informáticos que nos acompañan en nuestras vidas urbanas y tecnológicas deciden rebelarse y hacerse con el control.

Jueves, un relato que maqueté y puse en la plataforma Lektu como descarga gratuita. Mi especial homenaje a las víctimas del 11M. Es un relato antiguo. De mis primeras incursiones en este mundo y al que tengo mucho cariño por lo que significa, partiendo como base de la canción de La Oreja de Van Gogh.

También he publicado relatos en varias antologías, de todos los géneros, te pongo algunos:

Delirios Terroríficos, “Montañeras”.

Erotismo poético III, “Entre las sábanas”, entre los diez poemas finalistas.

Fronteras y Descubrimientos, “Adelita en el desfiladero”,y dos relatos en colaboración con dos compañeros, el prólogo de “Fronteras y descubrimientos”, junto con Román Sanz Mouta y “Operativo DI-43” con A. SAHN.

Micro Terror II Certamen de microrrelatos de la editorial Círculo Rojo, con el micro “Despierta”.

¿En qué género te sientes más a gusto escribiendo?

Es algo que no sabría contestarte, el romance y la comedia son lo que más me atrae. Dándole la vuelta a la pregunta, si me lo permites, la fantasía me parece dificilísima, es crear un mundo a partir de la nada y hacerlo coherente. El misterio y la novela negra se me escaparían por lo caótico de mi forma de escribir, sin apenas esquemas ni guía. La poesía es algo aparte, mágico, admito que me encantaría pero no me veo capaz.

¿Cómo se te ocurrió escribir tu primera novela, Amor, última llamada? Háblanos un poco de él y de sus personajes, Lidia y Álex.

Pues es mi primer relato largo que se puede llamar así, novela. Tuve una temporada en la que leí bastante romance. Y me encontraba con los clichés más clásicos; los hombres siempre millonarios, siempre con poder, siempre con una infancia terrible, las mujeres siempre allí para salvarlos, enamoradas casi a primera vista. Y jóvenes, parecía que el amor a partir de los cuarenta ya no sirve para escribir romántica. Y me dije que quería protagonistas mayores, vividos. Con su mochila de experiencias a la espalda y su realidad, una similar a la de cualquier hijo de vecino, los que pagamos facturas a fin de mes y hacemos la compra, los que no tenemos que luchar contra mafiosos o demonios, ni salvar más mundo que el propio para ser felices. Personajes con los que empatizar.

¿Cómo encuentras la inspiración para escribir?

Cualquier cosa. Más que inspiración lo que necesito es tiempo de calidad para plasmar esas ideas. El último relato que estoy escribiendo, para una antología de cuentos infantiles, lo voy escribiendo en los trayectos en metro de trabajo a casa, y son solo cuatro paradas. No me da para avanzar demasiado, la verdad.

¿Cómo compaginas la escritura con tu trabajo y vida familiar?

La pregunta del millón. Sinceramente, no lo sé. Robando mucho tiempo a la familia y a la casa, al sueño, al trabajo no se puede. Al menos, no en el mío. No paro durante mi jornada, soy dependienta en un negocio de alimentación de barrio.

¿Qué parte de todo el proceso de edición de un libro te resulta más complicado?

Tengo una pelea con los títulos. Nunca los tengo claro. Jamás he empezado a escribir teniendo claro el título del relato. Y luego no complicado pero si muy pesado, la corrección y relecturas. Llega un momento que ya no se ven las letras y el cerebro es incapaz de corregir. Portada y corrección son los dos aspectos que suelo delegar en otros.

¿Recurres a alguien para diseñar la portada, la maquetación o la publicidad de tus libros (banners, booktrailers)?

Sí, suelo recurrir a servicios editoriales cuando no me veo capacitada o no consigo el resultado que quiero, pretendo sacar al mercado un producto lo más profesional posible. Aunque también me gusta hacer gran parte del trabajo de edición. Poco a poco voy aprendiendo cosillas y las aplico en mis publicaciones. Booktrailers soy incapaz de hacer pero hacer banners me gusta y me los suelo hacer yo misma en ratos muertos.

¿Dónde podemos conseguir tus libros?

Pues en varias plataformas. Depende del libro. Amor, última llamada está disponible en Amazon, Lektu, Google Play libros y Kobo. Jueves solo está de forma gratuita en Lektu. Rebelión electrónica de andar por casa de momento está en exclusiva en Amazon, y disponible en Kindle Unlimited.

Las antologías están todas en Amazon, excepto la de Círculo Rojo que era benéfica y se agotó ya la edición.

¿Tienes un blog? (¿Desde cuándo, dirección, de qué trata?)

Tengo uno pero muy olvidado, la verdad. Y caótico. Al principio subía mis relatos cortos y micros. Después le hice un apartado de reseñas. Hace tiempo que no lo actualizo, soy muy inconstante con él. Se llama julesesasi.wordpress.com

¿Qué redes sociales utilizas? ¿Hay alguna que prefieras a las demás?

Uso las mismas que todo el mundo, Facebook, Instagram y Twitter. Aunque en estos momentos me estoy dando un respiro de todo ese gran mundo cibernético. Es muy estresante.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Pues tengo una novela finalizada y en revisión y un par de proyectos antiguos que no acabo de finalizar pero que me gustaría encauzar y cerrar.

También en breve la publicación en una antología benéfica de cuentos para niños con otros autores, que se titulará “X saltos en el charco” (la X depende del número de cuentos que finalmente la compongan) y esta primavera colaboraré en un proyecto de suspense/terror con la plataforma Literup.De momento eso es todo lo que tengo planeado. Aunque no soy de planes cerrados.

Gracias, Esther, por haber aceptado esta invitación, por tu tiempo y por habernos permitido conocerte mejor. Te deseo mucha suerte en todos los proyectos que emprendas y espero coincidir contigo de nuevo en próximos eventos literarios.

Para los que todavía no lo habéis leído, a continuación os dejo una reseña de Amor, última llamada.

Amor, última llamada es una historia de las que a mí me gustan, esas que nos pueden ocurrir a ti, a mí y a cualquiera; una historia de amor entre dos personajes normales y corrientes en apariencia que guardan en su interior las claves de unas vidas complicadas. 

Después de una ardua lucha por recuperar la salud, Álex decide dejar de perder el tiempo e ir a por lo que realmente desea en su vida: compartirla con Lidia. Valiente y optimista, Álex se lanza a por todas, sin nada que perder.

Lidia ha vivido la mitad de su existencia con el recuerdo de un amor pasado y con su hija Alicia hasta que ésta se marcha para crear su propio hogar junto a su marido, dejando un vacío difícil de llenar. Con el fin de impedir que su corazón se rompa de nuevo, Lidia crea una coraza a su alrededor para protegerse del exterior y de sus propios sentimientos, cerrándose todas las puertas a la felicidad y a Álex, que no se dará por vencido a pesar de las dificultades. 

¿Conseguirán derribar ese muro que los separa y construir un futuro juntos?

Te confirmo que sí la he disfrutado…


DIARIO DE MAMI, VIDA DE ESCRITORA

Encuentro de Escritores y Lectores (II parte)

No sé si lo recordaréis pero la semana pasada nos habíamos quedado en el momento de la comida (picnic hipster), justo después de la entrega de premios… Pues resulta que haciendo cola para pedir un perrito caliente (¡sí, había un carrito y todo!) tuve la suerte de conocer un grupo de romántiks divertidas hasta en el pelo (Marta Sebastián, Dulce Merce, Ana Idam y May Blacksmith). A veces la vida te sorprende y algo aburrido como esperar en una fila se convierte en una experiencia estupenda.

Haciendo amigas y selfies mientras esperamos nuestros perritos…

Según creo recordar, nuestra conversación empezó cuando expliqué que mi pseudónimo (Blue February) lo empleo exclusivamente para el libro (y no cuando me presento). Bien, pues hablando del pseudónimo, una de ellas dijo que hacía poco había oído en la radio que “February” es, precisamente, la palabra en inglés más difícil de pronunciar (¡menudo tino el mío!). Imaginé que sería difícil para los no angloparlantes, pero no, según nos contó, era difícil también para ellos. Entre bromas, quedamos en que me lo cambiaría por Carolina Blue o sólo Blue, pero por el momento aviso que no he tomado una decisión al respecto… 🙂

¿Blue para los amigos?

Picoteando canapés por aquí y por allá, puede compartir una charla con Javier A. Ríos sobre el reto que supone escribir para niños, una idea que ambos tenemos en mente para hacerla realidad algún día… También aprovechamos la oportunidad para que me hablara de su novela, en la que todo lo que ocurre es “biológicamente” posible.

El tiempo para la comida pasó volando y en nada eran ya las 4, el turno de la primera mesa de la tarde (Impresionismo). Sus ponentes eran escritores de novela negra y thriller: Manuel Menéndez Miranda, Eba Martín Muñoz, María Belén Montoro, Pedro Súñer, Román Sanz Mouta, Emi Negre, Jorge Olivas, Javier Torras de Ugarte y Javier A. Ríos.

Todos nos echamos unas risas con la puesta en escena de las dos presentadoras y agentes de policía (sí, sí, de policía), Conchi Aragón y Alicia San Miguel, que sometieron a un exhaustivo interrogatorio y pusieron en apuros a los ponentes (autores intelectuales de varios homicidios). Entre los temas debatidos: la muerte de los personaje, la puesta en escena del crimen, los sentimientos del asesino o del suicida, sus móviles para actuar y los sentimientos del propio escritor cuando tiene que ejecutar a una de sus criaturas.

La siguiente mesa (Romanticismo) como podéis adivinar por el nombre, estaba dedicada a la novela romántica y formada por José Antonio Moreno, María Raquel Saborido, Ana Idam, Dulce Merce, May Blacksmith, Marta Sebastián, Rosa Castilla, Inma Entonado, Cruz Gómez y Pepa Fraile. A estas alturas de la jornada qué mejor que intercalar un poquito de lectura… Y así fue el memorable comienzo de la mesa más romántica, con la lectura de una escena de las que suben la temperatura, interpretada por José Antonio y Rosa, que estuvieron geniales en sus papeles.

Los ponentes del hablaron acerca de la diversidad de estilos que se incluyen dentro de este género, que abarca desde el romanticismo más sentimental y sutil hasta la erótica más explícita. También se trató el tema de la inspiración para crear los personajes y su aspecto físico, que en ocasiones algunos la encuentran en fotos de famosos o modelos, y sobre el empleo de estas imágenes para banners y publicidad de las obras.

Entre unas cosas y otras el tiempo volaba y en un pis-pas ya era la hora de la merienda.. 🙂

Son todos los que están pero no están todos los que son...

En este momento para café pude charlar un rato con Aída Aguado y Lizzie Quintas sobre el inicio y los primeros pasos de su propia editorial, Meiga Ediciones, y sobre algunos eventos literarios que se aproximaban en el calendario; también con Alicia San Miguel acerca de su modo de formarse y documentarse hasta el detalle para escribir sus obras y compartí unos minutillos con Manuel Menéndez Miranda sobre el uso de las redes sociales y el tiempo que les dedicamos (anécdotas familiares incluidas, :-)).

Antes de que le tocara el turno a la última mesa me pasé de nuevo por la tienda. Encontraba muy difícil decidirme entre tanto libro con tan buena pinta, así que escogí aquellos que por género y temática encajan más con mis gustos literarios.

Qué difícil elección…

Eso sí, hubo muchos que en ese momento no compré y que me he apuntado para futuras lecturas…

La última mesa de la tarde y del encuentro fue la bautizada como Neo Pop-Art, y sus ponentes, Irene Marín, Moisés González, Eva Guerrero, Conchi Aragón, Antoine Nella, Aída del Pozo, Joel Guerrero, y Gill Garci. Una de las cuestiones comentadas fue si cambiarían o no aspectos de su obra en el caso de que se lo pidiera una editorial como condición para publicarla, lo que dio origen a un interesante debate entre aquellos a los que no les importaría y los que no cambiarían ni el título o la portada. Pero si en algo coincidían todos es en que no escribirían si al final no apareciesen como autores de la obra (es decir, un no unánime a convertirse en escritor fantasma).  

Otros aspectos importantes que nos afectan de una u otra forma y que se trataron en esta mesa fueron el plagio y el pirateo, frente a los cuales, la triste conclusión fue que poco se puede hacer para evitarlos, a parte del registro de la obra en sus diferentes modalidades (registro, SaveCreative y otras plataformas).

Para cerrar la jornada se celebró el sorteo de ejemplares de nuestros libros. Por cada uno que comprabas en la tienda te daban una papeleta. ¿Adivináis cuál me tocó a mí? Noches sin Luna, de Ana Idam (la simpática romántik rubia que conocí durante el picnic). Diario de Mami. Escenas de la vida  cotidiana de una mamá del siglo XXI,  le tocó a una lectoras que no solo asistió al evento sino que participó con sus preguntas dirigidas a los ponentes de la mesa del Romanticismo.

Mi última foto del día, con la ganadora de Diario de Mami

Quisiera aprovechar de nuevo la oportunidad para agradecer su trabajo a Lourdes y Katy, y a todas aquellas personas que participaron en la organización del evento . Gracias a vuestra dedicación y a vuestro tiempo este encuentro no sólo fue posible, sino que resultó ser una experiencia inolvidable para los que tuvimos la suerte de asistir. Ahora, todas las miras están puestas en Córdoba y seguro que superará las expectativas.

Lo que me traje de esas horas compartidas con los asistentes al último encuentro de EyL es algo complejo de describir. Tan diversos que somos y al mismo tiempo tan unidos por la misma pasión: la de inventar otros mundos u otras realidades, escribir libros y acercarnos a un público lector que no faltó a la cita para conocer a nuestros amados “hijos”.

Últimas adquisiciones para mi biblioteca y las que vendrán…

Y no metí más criaturas en mi mochila porque en la tienda no vendían tarjetas con horas para leer, como las tarjetas regalo pero canjeables por minutos libres y tranquilos para la lectura. ¿Os imagináis el exitazo que tendrían? ¡Ojalá existieran! Ahora estoy apunto de terminar dos de ellos y de otro lo tengo a la mitad, así que tampoco me voy a quejar mucho… En cuanto pueda publicaré un post comentando estas últimas lecturas y mi idea es seguir haciéndolo en el futuro con los libros que vaya leyendo.

Si esta entrada te ha sabido a poco es porque te falta su otra mitad. Pero no te preocupes, sólo tienes que ir al último post de la semana pasada, Encuentro de Escritores y lectores (I Parte).

Que tengáis muy felices lecturas y hasta pronto. ¡Nos leemos!

DIARIO DE MAMI, VIDA DE ESCRITORA

Encuentro de Escritores y Lectores (9 de febrero, 2019) I Parte

Banner de mi primer evento como escritora novel…


No podía dejar pasar la ocasión de dedicar una entrada a mi primera participación en un evento literario, la experiencia más importante que he vivido en mi recién emprendido camino por este mundo de las letras.

Como contar toda jornada en una sola entrada puede ser muy largo me ha parecido mejor dividir el artículo en dos partes; la primera, que es este post, corresponde a las tres mesas de la mañana y la segunda (que publicaré la próxima semana) a las tres mesas que participaron por la tarde.

El pasado 9 de febrero tuvo lugar el II Encuentro de Escritores y Lectores, organizado por el grupo de Facebook del mismo nombre. Para explicar cómo llegué hasta allí, tengo que remontarme al mes de noviembre, Lourdes Tello, una de las fundadoras del grupo, me llamó para animarme a que me apuntara. Tras superar mis dudas, así lo hice. No puedo estarle más agradecida por ello. Y sin más preámbulos, paso a relataros mi experiencia.

Sábado 9, 8 a.m. Ups! Desperté con una mala noticia en mi móvil. Una de las escritoras y compañera de mesa me avisaba de que estaba enferma y no podía asistir. Días antes habíamos estado escribiéndonos y compartiendo nuestra ilusión por conocernos personalmente, pero por desgracia no fue posible. Sonia, estoy segura de que lo solucionaremos pronto, que las dos vivimos en Madrid.

Me arreglé rápidamente y cogí a mis “bebés”, que junto con los marcapáginas y mi bolígrafo para firmar, había dejado cuidadosamente preparados la noche anterior.

Alcobendas, 10:30 a.m. Llegué al lugar indicado, un espacio multicultural denominado Est_Art. Podríamos describirlo como una gran nave dividida en dos amplias salas repletas de obras de arte. Crucé la primera hasta la siguiente, donde se desarrollaba el evento, a tiempo para ver la primera mesa, formada por los organizadores: Lourdes Tello, Kathy Molina, Irene Sánchez, Magda Jimenez, Isabel Edrielle y José Luis Pastor. Recogí mi acreditación y una bolsita de bienvenida (¡qué bien vino a esa cápsula de café!) y dejé mis libros en la tienda junto con los de mis compañeros.

Qué difícil elegir entre tantos libros buenos…

Estábamos allí reunidos más de cincuenta escritores venidos de todas partes de España, organizados en seis mesas denominadas según distintos movimientos artísticos.

Pedazo de cartel

Después de la bienvenida le tocaba el turno de la mesa Arte Pop. Entre los ponentes estaba Cristina Martín, presentando su primera novela, Tú también puedes volar; un romance juvenil, en el que una de las protagonistas es discapacitada, al igual que Cristina. Ella es una inspiración y un ejemplo de lo que se puede conseguir cuando uno cree en sus sueños y no se rinde ante las dificultades. Junto a ella, se encontraba su editora y también escritora, Lizzie Quintas (Meiga Ediciones), Aida Aguado, Sarah Wall, Esther Mor, Irina Cristina, Juan Morales y Angar Mathor.

A continuación era el turno de mi mesa, Arte Urbano. ¡Qué nervios! Todo un honor y un placer para mí compartir mesa con Daniel Segura, Javier Piña, Eduardo Guibelalde, Daniel Hermosel, Andrea Jones, Cix Valak y Bea Melworren.

Más feliz que un regaliz con mis compis de mesa

Entre mis compañeros, todo un personaje: Cix Valak; envuelto en fantasía y misterio (con una capa negra el rostro cubierto). De todas las aportaciones que se hicieron mencionaré dos. La primera, el concepto del “escritor jardinero”, que describe al tipo de escritor que utiliza tanto mapa como brújula, que va sembrando a lo largo de la historia y deja que acontecimientos y personajes crezcan y se desarrollen dentro de un marco previamente esbozado. Y la segunda, una interesante propuesta sobre un tipo de fuente más adecuado para los lectores disléxicos (Opendyslexic), disponible para las autopublicaciones en Amazon.

Una vez que finalizó nuestro turno, Marta, una mami lectora, se acercó a mí con Diario de Mami en mano, para pedirme que se lo dedicara. Como os podéis imaginar, me hizo muchísima ilusión. A continuación me presentó a su marido que más tarde,… ¡mejor os lo revelo al final!

Con Marta

La tercera y última mesa antes del picoteo (Art Deco) era la de los poetas (Alberto Morate, Mar Sam Cam, Oscar Quiroga, Karmen RC, Sagrario G., Margarita Campos y Abner Vera, venido desde el mismísimo Perú). Para mí, escucharles recitar sus poemas fue otro de los momentos más bonitos del encuentro. Más tarde tuve la oportunidad de hablar con algunos de ellos sobre el potencial de los audiolibros en el campo de la poesía pues (en mi opinión) los versos resultan más hermosos en boca de sus autores que leídos silenciosamente sobre el papel.

Justo antes del descanso para comer tuvo lugar la entrega de premios por parte de las editoriales Suseya y Javisa a los ganadores del  concurso  de novela corta: Sarah Wall y Emi Negre (ahora es cuando os revelo que Emi es el marido de la mamá lectora a la que antes había dedicado mi libro).

Entrega del premio por editor de Suseya , José Luis Pastor, al ganador del concurso, Emi Negre
Y a la ganadora, Sarah Wall

Y hasta aquí os puedo contar por hoy…

Si queréis saber qué es un Pinic Hipster, cómo hacer amigos mientras haces cola para un perrito caliente y acabar declarándote una romántiK en un mini vídeo, y un montón de divertidas anécdotas con los ponentes de la tarde (que matan “literalmente” a las mil maravillas o describen escenas que hacen subir la temperatura aún en el invierno más gélido), no te pierdas la próxima semana la segunda parte del Encuentro de Escritores y Lectores.

Y hablando de románticas… ¡hoy es San Valentín! Si quieres conocer algunas cosas sobre mi lado mi lado más romántico, te recomiendo que leas mi entrada de la semana anterior: #retovalentines





REFLEXIONES

#retovalentines

Resulta increíble lo que puedes llegar a encontrar cuando ordenas un armario… ¡o un canapé!  El otro día, sin ir más lejos, mis manos se encontraban en plena actividad recolocadora mientras mi cabeza daba vueltas al tema del  post de esta semana cuando, de repente, mis ojos localizaron una bolsa en un rincón que llamó mi atención. La cogí y miré en el interior.

i love lucy omg GIF

Su contenido estaba formado por lo siguiente: entradas de eventos culturales de diversa naturaleza, cartas ensobradas, tarjetas de felicitación de cumpleaños y algunas fotos. Lo mejor de todo es que algunos de estos documentos, databan del siglo pasado. Bueno, vale, el más antiguo -una entrada para el concierto de los BackStreet Boys en el Estadio de La Peineta (todos tenemos un pasado…)- estaba fechado en 1999 y, aunque sea por lo pelos, eso también es siglo XX.

Entre estos mementi di con uno que me vino como anillo al dedo para esta entrada, dadas las fechas en las que nos encontramos: mi primer poema de amor. 

Escribí esta poesía en febrero de 2003. Para poneros en antecedentes, en aquel momento yo me encontraba en Estados Unidos, concretamente en Boston. El año en el que sucedieron los atentados del 11-S (2001) solicité en mi universidad una beca para estudiar un curso de posgrado y a finales de agosto de 2002 crucé el charco. Pero, cosas de la vida, sucedió que en medio de todo aquel proceso (fin de carrera, examen de TOEFL, solicitud de beca, pasaporte y visado para estudiar y trabajar, vacunas, seguro médico, etc, etc.) Cupido hizo de las suyas y puso a alguien en mi camino. Esto sucedió en abril de 2002, cinco meses antes de que me subiera al avión que me llevaría al otro lado del Atlántico. Parece que fue tiempo suficiente porque volví a España en Navidad y seguíamos como si nunca me hubiese ido. Es lo que tiene hablar una hora (o más) diariamente por teléfono. Lo duro fue volver a la universidad en enero, sabiendo que hasta finales de mayo no volveríamos a vernos. 

Eso y el clima. Esa sensación térmica de -20ºC se ha quedado grabada a fuego (nótese el sarcasmo) en mi memoria. Salía del dorm con doble gorro y el frío se colaba igualmente hasta mi mismísimo cerebro. La crema de cara más espesa que me he dado en mi vida, parecía grasa de ballena, la utilicé allí (y aun así me salieron unas rojeces en la cara que ya quisiera Heidi).  Pasaban las semanas y la nieve no se derretía, se acumulaba y ganaba cada vez más inches de altura (hasta que llegó la primavera y aparecieron riachuelos en las calles…). Todo eso no evitaba que te encontraras a algún friki despistado con chanclas en el comedor… pero eso es otro tema.

snow dive GIF


Dada la adversidad de las condiciones climatológicas, el campus de la universidad era una auténtica microciudad. Podías pasar meses sin salir de allí ni necesitar nada del exterior. Había cine, cafeterías, obras de teatro y musicales, múltiples actividades deportivas y de ocio, biblioteca (por supuesto), médico y hasta iglesia y su propia policía. Entre toda aquella oferta yo apunté a clases de italiano, que siempre me ha gustado. Un día, el Italian Club convocó un concurso de poesía, me presenté,… ¡y gané un premio!

Toda esta retahíla para contar que el primer poema de amor que escribí fue en la lengua de Dante y de Leonardo da Vinci, de la cuna del Imperio romano y de la pasta, entre otras muchas maravillas. No es ni mucho menos una gran composición pero aquel chico que la inspiró (el dei occhi più belli del mondo) no huyó aterrorizado al leerla, sino que años más tarde se convirtió en mi marido y padre de mis dos soles.

Si después de toda esta historia, te estás preguntando si podrás leer aquel escrito (o ás bien una transcripcion del mismo), la respuesta es SÍ, pero antes de eso, confiesa…

¿Guardas alguna carta que escribiste a un amor de juventud? ¿Y algún poema que alguien, tan locamente enamorado como para coger papel y boli, te envió para conquistarte?

Igual toca revolver el trastero, la buhardilla o el garaje en busca de esos tesoros… Pero sería bonito, ¿verdad? Mejor que el #10yearschallenge; una especie de  #retovalentines (que no #retoballantines, aunque una copita  igual podría ayudar a recordar, jaja) que nos haga rebuscar en nuestros amores del pasado y desempolvar recuerdos antes de que se conviertan en olvidos.

Y sin más dilaciones, os dejo aquí aquel humilde poema para mi valentines, de hace 16 años…

No existe nada como sentir

que los ojos más bonitos del mundo

te miran y te sonríen.

Los ojos más hermosos del mundo

no son grises ni azules.

Tampoco los más grandes;

pero son siempre tiernos y lindos

como las flores,

como no encontrarás otros

en toda la Tierra.

Los ojos más bonitos del mundo

lo dicen todo sin pronunciar palabra.

Son fieles y auténticos.

Están tristes cuando los míos lloran

y se alegran cuando los míos ríen.

Los ojos más bonitos del mundo

me siguen a un océano de distancia.

Me guardan, incluso, mientras duermo,

pues como las estrellas,

no me abandonan nunca.

No existe nada como navegar y perderse

en ellos, a la deriva,

en esos ojos tuyos,

que son mi cielo, en este mundo.

Muestra de sorpresa literaria que puedes encontrar cuando buscas cualquier otra cosa…